Autores, ElElefanteBocarriba, Federico Ruiz Tirado

2 NOTAS Y MEDIA SOBRE EL PSUV Y EL PAÍS DE LA PROCRASTINACION –FEDERICO RUIZ TIRADO.

(I)

Luego de cuatro años, no es cuestión de fe, ni tampoco de discutir lo que las autoridades del partido fundado por Hugo Chávez, hoy velado por los acertijos de sus expresiones internas y moldeado por algunas expresiones que sus dirigentes más conspicuos quieren establecer como matrices para que sus militantes debatan en torno a ellas y, finalmente, escojan a sus jefes políticos. “…La militancia de la organización política se ha ganado el derecho a elegir esta vez a la Dirección Nacional”, ha dicho Elías Jaua categóricamente.

Creo que en esas dos palabras está la clave para desgranar la mazorca.

Me parece que el IV Congreso debería abrirle la puerta al miedo para que salga. Ese miedo que está en su seno y muerde como un bicho. El miedo de perder el control de la llamada maquinaria. No es la hora de estar jugando a sellar un cuadro de caballos y apostar a la suerte de uno o más “nuevos” jinetes para dirigir a nadie. Para mí, si el Psuv está consciente de los sesos que Chávez dejó –y las esperanzas que tuvo- al proponer la fundación de un partido que avanzara en la construcción de una cultura política influyente en el socialismo, debería alejarse del síndrome de Robespierre y entender, de una vez por todas, que sin vanguardia real no va a contribuir a transformar ni a enderezar al país.

Ni siquiera menciono la llamada clase obrera.

(II)

Chávez, aludiendo a Alfredo Maneiro, lo alertó en distintas etapas del proceso político. No hay que profundizar mucho en la naturaleza del Psuv después de la muerte de su fundador, para saber que el partido no ha sabido pulsear ni concebir ofensivas más allá de lo clientelar y el brochazo populista de la bonificación de la pobreza que ha venido sepultando a las mayorías. ¿Por qué no reconocerlo e invertir los términos de la llamada “discusión”? ¿Por miedo o porque se está convencido de la asertividad de sus políticas?

Jaua habla de la “re-legitimación” de los liderazgos. De los anteriores y de los procedimientos que vienen. ¿A Cuáles liderazgos se refiere? Y lo aún más delicado y poco ético, es decir que ahora sí las bases se ganaron el derecho de hacerlo. ¿A cuáles derechos se refiere que no los tenían antes? ¿Será porque las grandes y más importantes decisiones se establecían por el consabido consenso, por el peso de la figura de la autoridad democrática dentro del aparato? ¿Alguna vez se ha promovido en el pueblo la necesidad de comenzar a visualizar, a discutir y a ejercer una dirección colectiva, comunal? En contrario, cuando menos se espera, el gobierno anuncia una nueva elección que, sin duda, alejaría cada vez más la organización comunal del estado: esas elecciones de concejales o la ya conocida figura de las Alcaldías y gobernaciones que sólo sirven para tributar la llamada fiesta democrática y la tradición electoral.

De la Comuna no se habla, o sí, se menciona, pero no es un tema para las vértebras de la revolución. Es absurdo, por eso, invocar el ideario de Chávez. Si no se asume desde la dirigencia, dejemos que el pueblo lo haga.

“La militancia no quiere sólo escuchar a un dirigente que llega y les habla varias horas, nuestra militancia quiere hablar, opinar, y uno de los grandes cambios que debe producir el Congreso es que haya espacios para debatir, escuchar a la militancia, sus críticas, observaciones, porque además si los escuchamos promovemos una política de promoción de formación de cuadros”, argumenta el ministro.

Es verdad, pero eso no es ahora, ha sido siempre.

Con Chávez fue así. Chávez tocaba las puertas de las casas de los militantes, se metía en el barro hasta el cuello, usaba el megáfono para ampliar los decibeles de sus angustias por el pueblo, pero sobre todo para buscar salidas a las distintas crisis que nos tocó vivir a su lado y para que la dirigencia del partido que fundó lo escuchara a viva voz y en el seno del pueblo.

¿Por qué ahora no lo es? Es a eso a lo que me refiero.

La procrastinación como método

La peligrosa y abusiva característica de posponer todo, o de anunciar los anuncios, ha convertido al gobierno es una especie de zoológico en decadencia.

Se pospone sin argumentación el tema de los precios de los productos básicos que hasta nombre tiene: El plan 50. Se pospone la urgencia de una verdadera ofensiva económica y se sustituye por bonificaciones con nombres emblemáticos. Ni se pospone ni se sustituye la creación de un gabinete que dé la cara a la crisis y, como quien esconde la ropa sucia debajo de la cama, se nombran ministros o ministras fracasados en sus anteriores responsabilidades.

Los dirigentes, en sus declaraciones, dan rodeos ornamentales. Pero la peor de todas las postergaciones es la de asumir la responsabilidad de una gestión gris, por no decir pálida o somnolienta. Excepto aquella vez que el Presidente Maduro dijo que había que partir de cero, que no se había hecho nada.

Pero esta verdad fue sustituida por una consigna: “Vamos hacia un nuevo comienzo”.

 

Anuncios

3 comentarios en “2 NOTAS Y MEDIA SOBRE EL PSUV Y EL PAÍS DE LA PROCRASTINACION –FEDERICO RUIZ TIRADO.”

  1. Uno de esos ministros decadentes es Elías Jaua. Sin autoridad moral ni política para proponer nada. Derrotado electoralmente en Miranda y ahora de caballo de Troya para intentar dividir al PSUV. Al voltear para ver a sus seguidores sólo verá a los burócratas q lo han acompañado en el macho de ministerios por los cuales ha pasado. Quisiera verle la cara y oír sus discursos el día q dejé de ser ministro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s