La revolución, Manuel Briceño Méndez

Me queda la palabra ¿LA REVOLUCIÓN EN ENTREDICHO? – MANUEL BRICEÑO MÉNDEZ

En diciembre de este año que termina se cumplen 20 años del triunfo del Comandante, cuando fue elegido Presidente de la República de Venezuela; triunfo electoral que dio inicio a la revolución bolivariana. De igual manera, en el 2019 se cumplen 20 años del proceso constituyente que condujo a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Veinte años después, curiosamente estamos casi que en el mismo escenario: un Presidente electo a la espera de tomar posesión del cargo y un proceso constituyente decretado, en marcha; solo que durante este tiempo han aparecido y desaparecido condiciones y actores políticos que hacen una gran diferencia: en aquel momento nos jugábamos el inicio de una revolución, hoy nos jugamos la revolución misma, entendiendo que la revolución no es un hecho cumplido que se decreta, sino un largo proceso que debe conducir a cambios estructurales profundos en lo social, lo económico y lo político, matizado de acciones contrarias al proceso, en lo interno y en lo externo, promovidas por la contra internacional y sus representantes nacionales.

Veinte años que han servido para depurar lentamente un proceso del cual se han aprovechado los unos y los otros en beneficio propio, bien para obtener prebendas personales bien como agentes encubiertos de la hegemonía capitalista hoy en crisis pero dispuesta a todo por mantenerse en el nuevo orden mundial emergente; de allí el golpe del 11 de abril, el paro petrolero, el asesinato del Comandante, las guarimbas, el bachaqueo y el actual bloqueo económico y financiero.

Esto explica la agenda mediante la cual se quiere poner en entredicho a Revolución a partir del desprestigio de las instituciones y el cuestionamiento de los actores políticos más relevantes. Luego de la muerte del Comandante han sido borrados del mapa Jorge Giordani y un grupo importante de personas que fueron artífices intelectuales del proyecto bolivariano y socialista conocido como el Plan de la Patria; Rafael Ramírez  miembro del entorno más cercano al Comandante quién direccionó la estrategia de la nueva PDVSA y un cúmulo nada despreciable de cuadros que desde la Asamblea Nacional durante el período 2006 – 2010 redactó la base jurídica requerida para avanzar en la construcción del Estado Comunal y la nueva Geometría del Poder.

Hoy la noticia que dio la vuelta al mundo fue la condena de Alejandro Andrade, ex tesorero de Venezuela durante el gobierno de Hugo Chávez acusado de recibir millonarios sobornos durante su gestión, sentenciado por un tribunal de los Estados Unidos, pero protegido por su gobierno por su condición de informante oportuno. Reedita Andrade  el caso de Rafael Isea, tesorero del MVR y del Comando Miranda cuando la campaña del Comandante Chávez en el 2006, quién también solicitó protección del Gobierno de USA a cambio de información relevante y oportuna.

La campaña ahora es contra Nicolás Maduro a quién hace aparecer como el Presidente que no gobierna, responsable de la debacle económica del país y cuya legitimidad como presidente electo  se cuestiona para impedir que tome posesión del cargo el 10 de enero 2019.

En estos 20 años, si algún logro importante y trascendente ha tenido la Revolución Bolivariana, ha sido la organización de su base popular. Ha sido el pueblo y solo el pueblo el que ha defendido y salvado la Revolución de tantas conspiraciones; ese chavismo silvestre al que convocó el Comandante  bajo la consigna  ¡Chávez somos todos!

Parte de la conspiración y de la guerra contra revolucionaria es precisamente desprestigiar a sus actores políticos mediante una campaña mediática sistemática y permanente, no solo para  mostrarlos como corruptos y narcotraficantes, sino para desmotivar y desmoralizar al Poder Popular organizado y constituido durante estos largos 20 años de revolución; se trata de mostrar al Socialismo propuesto por el Comandante como una utopía que murió con él porque todo su entorno estaba y está podrido, pervertido, sacándose las tripas por cuotas de poder.

Ojo pela’o que el hambre tiene cara de hereje; no caigamos en el juego que aquí nada de lo que pasa es de gratis. Comandante Nicolás, suelte  las amarras  y lidere al chavismo silvestre, Chávez somos todos y usted también. ¡Hasta la Victoria siempre!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s